¿Cómo sé si estoy preparada para ser mamá?

Al momento de buscar el bebé, todas tuvimos la misma duda: ¿estoy preparada?

Para ser madre no se requiere título habilitante ni experiencia previa. Los hijos no llegan al mundo con un manual de instrucciones debajo del brazo. Ninguna mujer nace preparada para ser madre. No obstante, con mucho cariño y responsabilidad la gran mayoría de las mujeres son para sus hijos las mejores madres del mundo.

Para aquellas mujeres que quieran informarse sobre ser madres antes de quedars embarazadas les recomendamos que naveguen el Club de las Embarazadas, que está cargado de información sobre salud, educación, embarazo y parto. Les recomendamos también que lean los comentarios de muchas madres que ya pasaron por esta situación y han compartido sus experiencias.

La decisión de tener un bebé es quizá una de las etapas más importantes para una pareja, pero especialmente para la mujer. Es necesario aprender muchos asuntos relacionados con el embarazo, pero lo más importante es entender si tu cuerpo está listo o no. La salud es un aspecto a valorar cuando decidas a ser madre. Las visitas prenatales al ginecólogo te ayudarán a conocer tu estado de salud y a corregir posibles deficiencias antes de quedar embarazada.

La mejor manera de saber si se estás preparada para el embarazo sano es mantener un estilo de vida saludable. A continuación, algunos concejos para tener en cuenta:

En primer lugar, debés de empezar a cuidarte antes de quedar embarazada: es algo que tanto tu cuerpo como tu bebé te agradecerán. Si sos consciente de que querés tener un bebé, no hay  nada mejor que empezar bien el embarazo. Una persona con una alimentación variada y sana tiene menos probabilidades de tener enfermedades, con lo que un cuerpo más sano está mejor preparado para albergar a un bebé. No olvidemos que la naturaleza es sabia. Además, cuando tengas a tu bebé en tu panza, vas a tener que brindarle una serie de nutrientes y alimentos, que si empezás a introducir desde antes, te será más fácil ingerirlos después.

Igual de importante es que cuidemos nuestra salud mental, empezando lo más pronto posible a buscar momentos para reflexionar y relajarte durante el día. Puede ser practicando algún deporte, leyendo algún libro, o simplemente sentándote a meditar al final del día. Cuando nazca tu bebé, vas a tener que estar muy preparada para la alta demanda que algunos bebés solicitan, las pocas horas de sueño y el propio estrés de no saber bien qué hacer. Si te acostumbraste a relajarte y a tener la mente tranquila, te ayudará mucho en la futura relación con tu bebé.

Por último, y uno de los puntos más importantes, es la paciencia. Cuando una mujer está convencida de que quiere ser madre, no siempre lo consigue al primer intento. En este caso, hay que tratar que la inseguridad y el miedo no te invadan. A tener paciencia. Todo llega cuando tiene que llegar.  Ante cualquier duda, siempre lo mejor es consultarlo con tu médico.


Compartí este artículo

¿Tenés una duda médica?

Consultá a un especialista. Podés hacerlo ahora mismo desde el Club.

CONSULTÁ A UN ESPECIALISTA