¿Es tiempo de buscar el embarazo?

Edad, trabajo, pareja: ¿cuál es el momento ideal para buscar el embara

La pregunta sobre cuál es el momento ideal para tener un hijo constituye uno de los mayores interrogantes que se formulan las parejas que inician un proyecto de vida en común. La edad ideal, el desarrollo profesional y hasta las dudas sobre si sabrán ser buenos padres son algunos de los aspectos que entran a pesarse en la balanza cuando surge la pregunta: ¿es este el momento de tener un hijo?

El mito de la edad ideal para quedar embarazada
   
Si bien mucho se ha hablado y escrito sobre el reloj biológico, no existe en realidad una edad ideal para estar embarazada. Cada rango de edad conlleva determinadas ventajas y desventajas, aunque el factor salud es el más importante. En muchos casos, la maternidad a edades tempranas no es aconsejable porque la madre puede no estar preparada emocionalmente para engendrar un hijo y para atender los requerimientos de un bebé recién nacido. Es importante considerar, en el caso de madres jóvenes, cómo se articulará la llegada del bebé con todas las otras actividades que podría desear desarrollar en simultáneo: una carrera universitaria o una carrera profesional. La llegada de un hijo, además, altera todos los hábitos de vida de la pareja. Los padres muy jóvenes deben tener en cuenta que ya no les será posible sostener el ritmo de vida social que tenían antes del nacimiento del hijo.

Por su parte, las mujeres de edades más avanzadas pueden estar mucho mejor preparadas psicológica y emocionalmente para tener un bebé, pero deben tener en cuenta que tienen mayores riesgos de desarrollar preeclampsia y un riesgo mayor de que se produzcan enfermedades genéticas en sus hijos. Si bien estos factores deben ser tenidos en cuenta al momento de decidir el embarazo, es importante que no produzcan temores en la pareja sino que los motive a tomar todas las precauciones necesarias – consultando a los distintos especialistas - para asegurarse un embarazo y un hijo saludables. 

La situación afectiva de la pareja

Es muy importante la situación afectiva de la pareja al tomar la decisión de tener un hijo. Es ideal que al tomar la decisión, la pareja ya lleve un tiempo conviviendo, ya que acostumbrarse a compartir la vida con otra persona no es un hecho menor. Es un aprendizaje constante y deben renovarse "contratos" previos en la pareja. Debe existir plena confianza para que entre ambos puedan hablar en profundidad de sus temores y anhelos, ya que esto les permitirá ir materializando la idea de concebir un hijo y hará que puedan tomar la decisión con todas las cartas sobre la mesa.

El desarrollo profesional

La continuidad laboral luego del parto es un motivo de gran preocupación, hoy por hoy, para la mayoría de las mujeres. Ya sea porque se depende de ese ingreso o bien porque se está en pleno desarrollo profesional, el tema del trabajo no es menor al momento de decidir quedar embarazada.

En principio, todas las mujeres deben conocer la legislación vigente en materia de licencias laborales para poder aprovechar todos los plazos que la ley le otorga para sostener su embarazo y poder compartir a tiempo completo los primeros meses del bebé. En caso de ser de necesario que regrese a su puesto de trabajo al poco tiempo de haber dado a luz, es fundamental que cada pareja se planifique para organizar el cuidado del bebé. Dejar al bebé al cuidado de un familiar o bien en una maternidad son opciones a las que muchas madres recurren y resultan absolutamente válidas para lograr un equilibrio entre vida personal y vida laboral.

Existen muchos otros factores que entran al terreno de juego al analizar la posibilidad de tener un hijo, casi tantos como parejas existen. En todos los casos, el diálogo sincero en la pareja es de gran ayuda para analizar en detalle cada uno de ellos.

Consultar experiencias con otras parejas – amigos, familiares, e incluso especialistas – puede ser de gran ayuda para despejar todas las dudas y miedos para así comenzar a transitar la etapa de la maternidad y la paternidad con felicidad y sin temores infundados sobre el futuro que se avecina.


Compartí este artículo

¿Tenés una duda médica?

Consultá a un especialista. Podés hacerlo ahora mismo desde el Club.

CONSULTÁ A UN ESPECIALISTA