¿Por qué es importante el ácido fólico para el embarazo?

La nutrición de la mamá antes y durante la gestación es uno de los factores más importantes para el cuidado del bebé. El embarazo prepara al cuerpo para un enorme crecimiento celular, necesario para la formación de tejidos materno-fetales; por eso durante este período se vuelve fundamental incorporar algunos nutrientes para preservar la salud del bebé y preparar correctamente tu organismo.

Desde la década de los `90, los médicos especialistas en nutrición recomiendan a las futuras mamás incorporar ácido fólico a su dieta. Esta vitamina debe ser consumida en cantidades equilibradas durante las semanas previas a la gestación y en los tres primeros meses de embarazo.

Pero, ¿qué es y para qué sirve el ácido fólico?

El ácido fólico es una vitamina que se encuentra dentro del grupo B. Su función es ayudar a prevenir defectos en el tubo neuronal (cerebro y médula espinal). A su vez, el acido fólico es fundamental a la hora de evitar los partos prematuros.

Para cubrir los requerimientos diarios de una dieta acorde al cuerpo de una futura mamá, los especialistas aconsejan incorporar 1 mg de ácido fólico por día en los meses previos a la gestación y durante los primeros meses de su embarazo.

¿Cómo incorporamos ácido fólico?

El asesoramiento médico y los estudios correspondientes te ayudaran a decidir si es necesario que incorpores un suplemento de ácido fólico en algún momento del embarazo o previo a este. Mientras tanto podés mantener niveles normales de esta vitamina consumiendo alimentos como: cereales fortificados para el desayuno (te recomendamos revisar la etiqueta para ver si el cereal ha sido fortificado con ácido fólico), también podés encontrar ácido fólico en huevos, garbanzos, naranjas, germen de trigo, semillas de girasol, espinaca hervida, brócolis etc.

El ácido fólico es bueno para todos, porque ayuda a prevenir la anemia. Pedile a tu pareja que te acompañe a llevar una alimentación equilibrada incorporando alimentos que contengan vitamina B.

¿Vos tuviste que incorporar complementos o con tu dieta habitual fue suficiente?


Compartí este artículo

¿Tenés una duda médica?

Consultá a un especialista. Podés hacerlo ahora mismo desde el Club.

CONSULTÁ A UN ESPECIALISTA