Alimentación contra los calambres y espasmos musculares.

Es común que durante los meses de gestación, la embarazada sea propensa a sufrir de calambres y espasmos. ¿Querés saber cómo prevenirlos?

Si pensabas que solo los deportistas sienten calambres musculares en forma regular, estás equivocada. Las mujeres embarazadas también pueden sufrirlos regularmente; y en ocaciones pueden llegar a ser muy dolorosos.

Los calambres son una contractura involuntaria y persistente del músculo que indican que algo no va bien y que paremos de hacer actividad o vendrá la lesión. Los calambres son provocados por una descompensación del equilibrio hidroelectrolítico, es decir, que nos falta agua (deshidratación) o sales (magnesio, potasio y de calcio).

Entonces, veamos cuales alimentos debemos reforzar:

  • Agua: los calambres se producen con mayor facilidad cuando existe algún grado de deshidratación. Es aconsejable una adecuada hidratación.
  • Magnesio: interviene en la relajación muscular. Su carencia produce espasmos musculares. Las semillas de calabaza, girasol, sésamo son una excelente fuente de magnesio. También los frutos secos oleaginosos y las legumbres. El magnesio debe mantenerse en equilibrio con otros minerales (como el calcio, el potasio y el sodio) para que el sistema neuromuscular funcione adecuadamente.
  • Potasio: su carencia predispone a los espasmos musculares propios de los calambres. Todas las frutas y hortalizas, especialmente las bananas son buenas fuentes de potasio. La ensalada de frutas y los jugos naturales son una excelente opción.
  • Vitamina B: su carencia puede favorecer los calambres, especialmente de la B2 y de la B6. El germen de trigo y la levadura de cerveza son buenas fuentes de estas vitaminas.
  • Minerales alcalinizantes: Los contienen los caldos depurativos a base de apio y cebolla. 

Es muy importante  hacer ejercicios de estiramiento antes y después de realizar una actividad física, esto también nos ayudará a evitar los calambres y los espasmos musculares.

Por último siempre es aconsejable la consulta médica para asesorarnos acerca de este problema y para saber que tipo de actividad física es recomendable.


Compartí este artículo

¿Tenés una duda médica?

Consultá a un especialista. Podés hacerlo ahora mismo desde el Club.

CONSULTÁ A UN ESPECIALISTA