Las bebidas, prohibidas

Durante el embarazo no debés beber alcohol, ¿sabés por qué? Acá te lo contamos.

“¿Qué efecto van a tener unos vasitos de vino, si total no pienso emborracharme?”

 

Es posible que algunas embarazadas razonen de esta manera cuando se les ofrece la posibilidad de tomar alguna bebida alcohólica. Sin embargo, deben ser concientes de que el alcohol puede perjudicar a su futuro hijo de por vida. Y, si bien los efectos son peores cuanto más tome la mujer, los especialistas coinciden en que lo más conveniente es que las embarazadas no beban ninguna dosis de alcohol.

 

¿Cómo perjudica el alcohol a mi futuro hijo?

 

Para empezar, debemos tener en cuenta que un bebé en el útero tardará mucho más tiempo en eliminar el alcohol que su madre. Un adulto puede eliminar el alcohol a través de la orina: si tiene alrededor de 50 gramos de alcohol en la sangre, después de una hora lo habrá eliminado. El bebé, en cambio, no puede orinar, por lo que mantendrá el alcohol en su organismo durante mucho más tiempo.

 

Cuando una embarazada bebe habitualmente, aumentan las posibilidades de que su hijo sufra las alteraciones que causa el “síndrome fetal alcohólico”. Los efectos pueden producirse tanto en el cuerpo como en la mente.

 

 

Las alteraciones mentales incluyen retraso mental y problemas emocionales, de aprendizaje y de conducta. Los bebés que sufren del síndrome suelen sufrir estos problemas de por vida.

 

 

Las alteraciones en el cuerpo incluyen menor peso en el crecimiento, problemas de corazón, menor tamaño de la cabeza, ojos angostos, fosas nasales pequeñas, labios superiores muy finos y otras malformaciones faciales. Los defectos no se corrigen cuando el bebé crece.

 

 

Cuando no se conoce el embarazo

 

 

Los primeros meses de embarazo se forman los órganos y la mayor parte de la estructura del bebé. Esta etapa es crucial para el desarrollo del bebé. Los efectos del alcohol serán progresivamente peores cuanto más temprano sea el embarazo. Por eso, es conveniente que una mujer que dude de si está embarazada no beba alcohol.

 

 

Luego del embarazo

 

 

La madre también debe cuidarse luego de haber tenido a su bebé, mientras está en el período de lactancia. Algunos estudios demuestran que pequeñas dosis de alcohol llegan a la leche que tiene la madre en las mamas. Estas dosis pueden retrasar la capacidad de los bebés para adquirir algunas de sus habilidades, como gatear o caminar.

 

Según los estudios, un trago ocasional no perjudicaría al niño. Sin embargo, se recomienda que después de haber injerido algo de alcohol, la madre no amamante a su hijo por al menos dos horas.

 

 

¿Qué ocurre con los padres?

 

 

No existen evidencias que determinen que el alcoholismo de los padres antes de concebir al hijo pueda perjudicar al bebé. Hasta ahora, no se han demostrado efectos en el semen. Sin embargo, los especialistas recomiendan que el padre no beba durante el embarazo para servir de mejor apoyo a su pareja. 

 

 

Qué pasa si la madre no puede dejar el alcohol

 

El alcoholismo es una enfermedad que debe ser tratada. En algunos casos, ni siquiera un embarazo puede otorgar la fuerza de voluntad para dejar la bebida. En estos casos, lo mejor es visitar a un médico o a alguna asociación que combata el alcoholismo.

 

 

 

 

 

Fuentes: March of Dimes, Family Doctor, Ohio State University.

 


Compartí este artículo

¿Tenés una duda médica?

Consultá a un especialista. Podés hacerlo ahora mismo desde el Club.

CONSULTÁ A UN ESPECIALISTA