Si estoy embarazada, ¿puedo ir a un spa?

Tu embarazo no significa que debas abandonar la estética y la relajación

Mientras vivimos la dulce espera, no tenemos por qué renunciar a los tratamientos de belleza y a la relajación que nos ofrecen los spas. ¡Al contrario! Proponerse un tiempo y espacio para una misma será también beneficioso para nuestro bebé, ya que él percibe todos nuestros estados de ánimo.

En la Argentina, muchos Spa tienen servicios especiales para embarazadas que incluyen masajes específicos, ejercicios respiratorios, tratamientos de prevención contra estrías, aromaterapia especial y muchas cosas más. Algunas propuestas son:


Tratamientos de pies y manos.

Pedicura para embellecer nuestras manos y pies, cremas humectantes, ejercicios para los tobillos y masajes que ayudan a atenuar el dolor y la hinchazón de nuestras piernas pueden ser una buena opción.


Cuidando tu rostro.

Otra buena opción es un tratamiento facial, que a menudo incluye también masajes.


Tratamientos para el cabello.

Si nuestro pelo está divino, entonces nosotras también. Un cambio de look, un corte o baño de crema son algunas opciones para elegir dentro de un Spa de belleza.


Cosas que debés tener en cuenta a la hora de ir a un Spa si estás embarazada.


Si bien tenemos permitido el Spa en cualquier momento de nuestro embarazo, hay algunas actividades de las que debemos prescindir:


Evitar todo tipo de técnicas o actividades que eleven la temperatura interna de tu cuerpo, como por ejemplo los saunas y los baños de vapor o con agua muy caliente.


Si te gusta la aromaterapia, deberás saber que algunos aceites esenciales no son buenos durante el embarazo, especialmente en los primeros tres meses. Por ejemplo, aceites de madera de cedro, manzanilla, eucalipto, salvia, enebro, romero e incienso. Es importante que consultes en el Spa qué tipo de aceites y cremas utilizan y si están preparados para brindar sus servicios a embarazadas.


Masajes no especializados: Siempre que quieras una sesión de masajes, tenés que informarte acerca de la técnica que utilizará el profesional y recibir asesoramiento sobre cuáles son las mejores posturas para disfrutarlo.


Sin dudas, son pocas las cosas de las que no podremos disfrutar en un Spa y muchas y muy buenas las que sí, por lo que te invitamos a que te dediques un día de Spa y ¡nos cuentes tu experiencia!


Compartí este artículo

¿Tenés una duda médica?

Consultá a un especialista. Podés hacerlo ahora mismo desde el Club.

CONSULTÁ A UN ESPECIALISTA