Tercer mes

Desde el momento mismo de la fecundación, se inicia una serie de fenómenos en el organismo de la mujer, que inducirán cambios corporales y síntomas típicos en las distintas etapas del embarazo. En esta nota te contamos los principales síntomas del tercer mes de embarazo.

Tercer mes


Constipación
“Habitualmente me cuesta mover el intestino, pero ahora es peor. Es normal?”
Si es normal, y se debe en parte a la relajación de la musculatura intestinal por estímulo hormonal, y en parte a la compresión que ejerce el útero sobre el mismo durante el embarazo, lo cual en general tiende a inhibir su actividad.
Para combatirla es aconsejable ingerir alimentos que contengan fibras, como ser frutas, verduras, y cereales, mucho líquido, y tratar de no realizar excesivo reposo.


Peso corporal
"Casi no aumenté de peso en lo que va del primer trimestre. Puedo perjudicar el crecimiento del bebé?"
En el primer trimestre de embarazo, son muy comunes las náuseas y vómitos, y con ello un apetito disminuido. Pero afortunadamente, las necesidades nutricionales del feto, son escasas comparado con las de etapas más avanzadas del embarazo. Por otro lado, durante la gestación, existe un desvío metabólico de nutrientes, hacia el feto, de modo que si la alimentación se haya disminuida, las escasas calorías van predominantemente dirigidas a él antes que a la madre. Así que no te preocupes por lo del peso y consultá a tu nutricionista para que te indique cuáles alimentos poseen mayor número de calorías en menos volumen, de modo de comer poco pero suficiente.


"Me preocupa haber aumentado tanto, tan solo en el primer trimestre!"
Este es el dilema: ya ganaste una gran parte del peso que se supone deberías aumentar durante todo el embarazo (en gestaciones simples: 10-12 Kg). Las dietas que te hagan bajar de peso, no son recomendables a esta altura en que los requerimientos fetales son cada vez mayores. De modo que junto a tu nutricionista, deberás hallar una dieta adecuada en nutrientes, pero al mismo tiempo, muy bien balanceada y personalizada, como para no incrementar mucho más tu peso y tus reservas grasas, dado que si bien estas son necesarias para el periodo de lactancia, si excede esas necesidades, quedarán como sobrepeso luego de ese periodo y te expondrás a los riesgos obstétricos del sobrepeso (hipertensión arterial, diabetes, problemas en el parto).


Cefaleas
"Habitualmente sufría de cefaleas, pero ahora tengo más y me preocupa porque no puede tomar los analgésicos que usaba"
Paradójicamanente, en esta etapa en que se aconseja evitar medicamentos, existe una predisposición a sufrir cefaleas con mayor frecuencia. Esto se debe a cambios hormonales producidos durante el embarazo, tensión emocional, cansancio, hambre, o una combinación de los mismos. Sin embargo, si bien algunas mujeres que
presentan habitualmente migraña tienen aumento de las mismas, otras mejoran durante este periodo.
Para mitigar esta molestia se aconseja:
* Tratar de conseguir relajación. Descansar con poca luz y con los pies alzados durante 15 minutos
* Tratá de descansar adecuadamente (8-9 horas por la noche, y 1-2 horas por la tarde). Pero el exceso de sueño puede ser responsable también de cefaleas.
* Evitá cefaleas por disminución de glucosa en sangre. Esto no quiere decir que tengas que comer cosas dulces, sino que respetes los horarios de comidas. Evitá pasar demasiadas horas sin comer durante el embarazo.
* Evitá ruidos molestos, tales como sitios públicos con demasiado bullicio, música a alto volumen, bajá la campanilla del teléfono, etc.
* Tratá de no permanecer en habitaciones demasiado cerradas y de clima cálido. Buscá sitios ventilados
* Leer o trabajar en posiciones fijas por largo tiempo, o con poca luz puede ser responsable de cefaleas.
* Si la cefalea persiste, no dudes en consultar a tu médico. Él no sólo podrá indicar algún tratamiento, sino que también descartará alguna complicación que esté manifestándose con este síntoma.


Estrías en la piel
"Me están apareciendo estrías. Hay forma de prevenirlas?"
Las estrías son cicatrices profundas de la piel, que no se abren a la superficie de la misma, y se producen por su estiramiento durante el embarazo. Su poca elasticidad, es un predisponente. Dicha elasticidad en general, es constitucional de cada mujer, y es mayor en aquellas que han llevado una dieta y actividad física adecuadas. El aumento de volumen corporal, tiende a producirlas, y no existen cremas, por más costosas que sean, que ayuden a prevenirlas. Inicialmente, las estrías son de un color rosado. El único consuelo es que luego de un tiempo, las mismas se tornarán de un color nacarado, y se harán menos visibles. Es importante controlar el sobrepeso, ya que éste es otro adyuvante de la sobredistensión.

Las opiniones vertidas por el Dr. Marcelo Martinez son de carácter general y no interfieren con el criterio que cada obstetra particular tenga con su paciente.


Compartí este artículo

¿Tenés una duda médica?

Consultá a un especialista. Podés hacerlo ahora mismo desde el Club.

CONSULTÁ A UN ESPECIALISTA