Ejercicios en el embarazo: pilates

Estar emnbarazada, hacer ejercicio y sentirse bien con el cuerpo es posible, ¿pero cómo?

¿Embarazo, salud y a la vez tonificación del cuerpo? ¿Es eso posible? Sí, ya que siempre y cuando se siga una rutina preparada por un profesional, los Pilates son una forma de ejercicio que puede aportarle estos beneficios a una futura mamá.

Los Pilates son buenos para el embarazo porque ayudan a fortalecer las abdominales, la espalda, el piso pélvico y los músculos de Kegel, que permitirán un parto más llevadero y evitarán algunos riesgos como la incontinencia urinaria. Pero también ayudarán a la mujer a recuperar su figura más rápidamente luego del embarazo.

¿Qué son los Pilates?

Los Pilates son un método de ejercicios que combinan la flexibilidad con el entrenamiento de la fuerza, además de la relajación a través de la respiración. Los ejercicios se basan en movimientos que se realizan con la panza o con los músculos del piso pélvico.

El nombre Pilates se debe a su creador, Joseph Hubertus Pilates, quién creó la técnica a partir de su conocimiento del yoga, la gimnasia, el ballet y la traumatología.

Muchos de los ejercicios se realizan apoyándose en las manos y las rodillas. Esta posición es ventajosa para las embarazadas, ya que alivia la tensión de la espalda y la pelvis y puede servir, durante el final del embarazo, para preparar la posición del bebé para el parto.

¿Existen riesgos en los Pilates?

Siempre antes de realizar cualquier ejercicio hay que consultar al médico. Puede ser que no sea recomendable realizar Pilates si los músculos pélvicos están muy debilitados.

También es bueno que se consulte a los especialistas en Pilates antes de realizar los ejercicios. Una clase especial para embarazadas es necesaria para conocer los ejercicios que conviene hacer y los que es mejor evitar. Los ejercicios que se realizan acostados sobre la espalda, por ejemplo, deben evitarse a partir del tercer mes de embarazo.

Hoy en día, en la Argentina existen muchas instituciones que se dedican a enseñar la técnica del Pilates a embarazadas y que tienen aparatos especiales para su mejor ejercitación. Una búsqueda en Internet es suficiente para encontrar los principales establecimientos. Es recomendable que la embarazada se asesore con los que más saben antes de emprender la actividad.

Además, al realizar Pilates la embarazada debe tomar las precauciones comunes a todos los ejercicios que se realizan durante el embarazo, como la buena hidratación y alimentación.

 

Fuentes: About.com, Babycenter.


Compartí este artículo

¿Tenés una duda médica?

Consultá a un especialista. Podés hacerlo ahora mismo desde el Club.

CONSULTÁ A UN ESPECIALISTA