El estrés en el embarazo

En la vida actual hay muchas situaciones de estrés. ¿Sabés cómo identificarlo para que no afecte tu embarazo?

En la vida de toda persona surgen cambios y situaciones que pueden provocar estrés. El estrés mantiene la atención y la alerta para responder rápidamente a las exigencias de la situación, pero si ese estado se prolonga en el tiempo puede traer sus consecuencias negativas en el cuerpo.

En el caso de la mamá y el embarazo, el estrés provoca cambios tanto emocionales como físicos, además de alterar la rutina diaria y el entorno. Muchas mamás pueden manejar esos cambios, pero otras deben sobrellevar situaciones que les provocan un estrés que no pueden manejar. Ese es el momento indicado para pedir ayuda al médico especialista que recomendará recursos para aliviar la tensión.

¿Cómo identificar el estrés?

Los primeros síntomas que aparecen son: cansancio, insomnio, ansiedad, alta presión, falta o exceso de apetito, dolores de cabeza y de espalda. Cuando se prolonga en el tiempo puede dañar la salud, deteriorar el sistema inmunológico, (por lo que hay menor resistencia del cuerpo a enfermedades) y ser el germen de enfermedades cardíacas.

Las mamás que presentan estrés prolongado pueden sentir también palpitaciones, experimentar contracturas y sentirse ansiosas o deprimidas. Pero la salud del bebé también se puede ver afectada, dado que aumenta las posibilidades de tener un parto prematuro  o un bebé con bajo peso al nacer.

Ante una situación de estrés, conviene que tomes algunas medidas para que no afecte tu salud ni la de tu bebé. Visitá este link para conocer algunas maneras de manejar el estrés.

Es necesario que estés atenta a cualquiera de estos síntomas ¿tuviste alguna experiencia estresante durante el embarazo? ¿cómo la manejaste?


Compartí este artículo

¿Tenés una duda médica?

Consultá a un especialista. Podés hacerlo ahora mismo desde el Club.

CONSULTÁ A UN ESPECIALISTA