¿Cómo sabré si estoy en trabajo de parto?

¿Son contracciones normales o estás por tener al bebé?

Las contracciones en el trabajo de parto son diferentes en calidad y cantidad de las contracciones Braxton-Hicks que venías teniendo. Frecuentemente comienzan en la espalda y se extienden hacia adelante. Normalmente hay presión en el área pélvica o en las piernas que suceden junto con ellas. Si cambiás el nivel de tu actividad (recostarte o levantarte y caminar), las contracciones no paran. La diferencia más importante es que estas contracciones ocurren regularmente, y son cada vez más fuertes y más seguidas con el paso del tiempo.

Para calcular la regularidad de las contracciones, debes medir desde el comienzo de una contracción hasta el comienzo de la próxima. Además es importante notar cuánto tiempo duran las contracciones (desde el comienzo hasta el final de la contracción).

Las contracciones serán cada vez más seguidas y duran más tiempo a medida que sigue el trabajo de parto. Será más difícil ignorarlas. Tu bolsa de agua puede romperse. Esto puede ser un chorro o unas gotas que te hacen sentir mojada constantemente y con la necesidad de usar una toalla pequeña, aún inmediatamente después que vayas al baño. Notá la hora en que se rompió tu bolsa de agua, de qué color es el fluido, o si tiene mal olor. Llamá a tu partera cuando: Las contracciones suceden cada 5 minutos o menos por más de una hora y tenés problemas en caminar o hablar durante las contracciones, o la bolsa se rompe, o el bebé no se mueve, o estás preocupada de que algo no está "bien". No dudes en llamar a tu médico si no estás segura de qué está pasando, o no sabés qué hacer.

Las opiniones vertidas por el Dr. Marcelo Martinez son de carácter general y no interfieren con el criterio que cada obstetra particular tenga con su paciente.


Compartí este artículo

¿Tenés una duda médica?

Consultá a un especialista. Podés hacerlo ahora mismo desde el Club.

CONSULTÁ A UN ESPECIALISTA