El parto prematuro

Es natural que las embarazadas se preocupen por la salud de su futuro hijo. Una de las complicaciones que pueden surgir en el embarazo, y que perjudica la salud del bebé, es el parto prematuro. Realizar cuidados prenatales es fundamental para que la mujer pueda prevenir este tipo de situaciones.

El parto prematuro se define como la presencia de contracciones frecuentes en el útero, de una intensidad tal que provoquen el borramiento y la dilatación del cuello uterino antes de que termine el período de gestación del bebé (antes de la semana 37 del embarazo). Se estima que el parto prematuro ocurre en el 12% de los embarazos, y es la causa principal de los nacimientos antes de tiempo. La consecuencia más importante es que los bebés prematuros tienen un riesgo mayor de sufrir problemas de salud.

Factores de riesgo

Todavía no se conocen exactamente cuáles son las causas por las que una embarazada puede tener un parto prematuro. Sin embargo, los especialistas han determinado una serie de factores que pueden aumentar el riesgo de este tipo de complicación. Esto no quiere decir que estos factores sean 100% determinantes de un parto prematuro, pero es bueno que una mujer que presente algunas de estas características visite a su médico frecuentemente para revisarse. Los factores de riesgo usuales pueden dividirse en:

Condiciones del embarazo: mujeres con embarazos múltiples (mellizos, trillizos o más); mujeres que ya han tenido partos prematuros (el riesgo aumenta de acuerdo a la cantidad de partos prematuros que hayan tenido anteriormente); anomalías cervicales o en el útero.

Condiciones sociales: edad avanzada para el embarazo; víctima de violencia doméstica; estrés alto; consumo de drogas, tabaco y alcohol; bajo nivel económico.

Condiciones médicas: infecciones vaginales; diabetes; sangrado vaginal; trombofilia; presión arterial alta; obesidad; bajo peso antes del embarazo.

 

Reducción de riesgos

Lo fundamental para reducir el riesgo de tener un parto prematuro es cumplir con todos los cuidados prenatales que determine el médico. En especial, las visitas al médico deben ser realizadas por las embarazadas que poseen alguno de los riesgos detallados arriba. De esta manera, se facilita el diagnóstico de alguna anomalía. Como consecuencia, el especialista podrá aplicar un tratamiento que reduzca las posibilidades de un parto prematuro.

Previamente al embarazo, es importante que la mujer abandone, si los tiene, ciertos hábitos: fumar, tomar alcohol, consumir drogas. En el caso de ya estar embarazada, cuanto antes deje estos vicios mejor será. También es importante que la mujer obtenga un peso saludable antes de buscar un hijo.

Por último, algunos médicos recomiendan consumir una cantidad adecuada de ácido fólico, ya que puede reducir las probabilidades de un parto prematuro.

Qué hacer si aparecen contracciones

Ante la aparición de contracciones, que son uno de los síntomas que anteceden un parto prematuro, la mujer puede tomar ciertas precauciones:


-Vaciar la vejiga.

- Recostarse del lado izquierdo.

- Evitar recostarse sobre la espalda: esto puede aumentar las contracciones.

- Tomar líquidos. Las contracciones pueden ser causadas por la deshidratación.

- Controlar el tiempo que pasa entre cada contracción. Las contracciones cada diez minutos pueden ser síntoma de parto prematuro.


Si las contracciones continúan, la mujer debe dirigirse al hospital o llamar a la ambulancia, aclarando que cree estar ante un parto prematuro.


Fuentes:
March of dimes, artículo de Michael Ross en e-medicine, American Pregnancy Association.

 


Compartí este artículo

¿Tenés una duda médica?

Consultá a un especialista. Podés hacerlo ahora mismo desde el Club.

CONSULTÁ A UN ESPECIALISTA