Octavo Mes

Desde el momento mismo de la fecundación, se inicia una serie de fenómenos en el organismo de la mujer, que inducirán cambios corporales y síntomas típicos en las distintas etapas del embarazo. En esta nota te contamos los principales síntomas del octavo mes de embarazo.

Octavo mes
Durante este mes, se mantienen muchos de los síntomas de los meses anteriores. Te enta nota te contamos qué síntomas nuevos aparecen en el octavo mes de embarazo.


Molestias en las costillas
“El bebé me patea las costillas y eso me duele. Hay alguna forma de evitarlo?
Una forma de disminuir este síntoma es tomando aire profundamente mientras levantás los brazos por sobre la cabeza, para luego exhalar lentamente mientras bajás los brazos. Repetí esto 2 o 3 veces. Otra forma es recostándote sobre el lado opuesto al de la molestia para que por acción de la gravedad, el bebé se desplace.


Pérdidas de orina
“Pierdo orina con mucha facilidad. Puede ser un trastorno de las vías urinarias?"
El tamaño del útero en esta etapa del embarazo es tal que comprime la vejiga que está por delante disminuyendo su capacidad. Esto hace que poco volumen de líquido en tu interior más un pequeño esfuerzo como reírse o toser, sea suficiente para que escapen gotas de orina.
Tratá de realizar ejercicios perineales que fortalezcan los músculos perineales y esfínteres, con lo cual no sólo disminuirá la pérdida de orina sino que ayudará a la recuperación postparto. Dichos ejercicios consisten en contraer rítmicamente los esfínteres, como si estuvieras aguantando para no orinar o defecar. Hacelo varias veces en el día durante 10 o 15 minutos.


Apariencia del abdomen
“Hay quienes dicen que si la panza está baja es que falta poco para el nacimiento, o que tengo poca panza para la edad gestacional. Qué hay de cierto?. Puede que el bebé esté creciendo menos?”
Realmente es increíble el deseo de opinar que se observa en algunas personas que no tienen conocimientos sólidos del tema. Pero lo más terrible es que esos comentarios no siempre son constructivos ni son inocuos, sino que preocupan a la embarazada y crean falsas fantasías. No todos los embarazos ni todas las personas son iguales ni tienen el mismo aspecto. Y lo mismo pasa con las panzas, por más que sean de fetos de peso similar.
Una de las opiniones populares sobre la altura del abdomen es que si la panza es alta se trataría con seguridad de un feto grande, que seguramente dará problemas en el parto. Lo cierto es que el verdadero tamaño del feto lo dan las mediciones ecográficas y no el experimentado ojo de la vecina consejera. En cuanto al aspecto del abdomen, si no es medido adecuadamente por un profesional, podemos llevarnos algunas sorpresas. Esto es porque dicho aspecto está influido por la contextura física de la embarazada, así como de la posición que adopta el bebé, pudiendo así dar panzas altas o más bajas un mismo feto en un mismo período. Lo mejor para no preocuparse, es cerrar los oídos, y buscar información en el equipo de profesionales que te asisten, que han estudiado y trabajado en eso por años, para brindarte seguridad.
En cuanto a la posición del bebé, es posible que no adopte la posición cefálica (cabeza abajo) hasta la semana 32-36. Si el bebé permanece de cola o en posición transversa, puede que sea necesaria la realización de una cesárea. Tu médico tomará la mejor decisión para vos de acuerdo con el número de partos que hayas tenido, el tamaño del bebé, etc.

Las opiniones vertidas por el Dr. Marcelo Martinez son de carácter general y no interfieren con el criterio que cada obstetra particular tenga con su paciente.


Compartí este artículo

¿Tenés una duda médica?

Consultá a un especialista. Podés hacerlo ahora mismo desde el Club.

CONSULTÁ A UN ESPECIALISTA