Andadores: ¿por qué no?

Muchos especialistas no los recomiendan, ¿querés saber por qué?

Muchas mamás han usado el andador, ya fuera como juguete o porque les parecía un buen medio para que el bebé aprenda a caminar. Sin embargo, en la actualidad la mayoría de los especialistas recomiendan no usar el andador, por los potenciales problemas que puede generar en los chicos.

 Por qué decirle no al andador

  • La utilización del andador hace que el bebé recorra algunas etapas del desarrollo motor de manera más rápida que las que corresponden a las de su desarrollo psicológico. Que tu bebé llegue a caminar es el resultado de un proceso y no solo de sus ganas.
  • Durante el uso del andador el bebé  va a necesitar  que estés controlando sus movimientos y esto no le permitirá desarrollar  su autonomía. Además, al caminar más rápido en el andador, el bebé se acostumbra a una velocidad que no es real. Por lo tanto, cuando camine solo esto puede causarle caídas.
  • Los pediatras que han estudiado el uso del andador comprobaron que a pesar de realizar el movimiento para caminar, tu bebé no ejercita el equilibrio, ni aprende a sostener su cuerpo sobre sus piernas. Tampoco aprende a mover sus brazos, lo que es fundamental para coordinar el equilibrio y aprender a caminar.
  • El andador desfavorece la naturalidad del proceso preparatorio para dar sus primeros pasos, el gateo. Además, el andador pone a tu bebé en una posición artificial que lo obliga a permanecer sobre las puntas de los pies,
  • Al ser una forma de  contención del cuerpo, el andador impide  que tu bebé experimentar alguna caída y desarrollar el sentido de la prudencia.

¿Tu bebé usa o usó andador? ¿Consultaste acerca de su uso con tu pediatra?


Compartí este artículo

¿Tenés una duda médica?

Consultá a un especialista. Podés hacerlo ahora mismo desde el Club.

CONSULTÁ A UN ESPECIALISTA