Consejos para conservar la leche materna

¿Salís de casa y no podés amamantar al bebé? Van algunos consejos para que pueda tomar igual la leche materna.

Cuando tenés que volver al trabajo o realizar trámites que te ocupan todo el día, podés continuar con la alimentación de tu bebé mediante la leche materna aunque no estés presente. La leche materna es el mejor alimento para tu bebé, ya que contiene propiedades nutritivas únicas. El sacaleche manual o eléctrico, así como otros productos para recolectar la leche, te permiten extraer de tus pechos la leche necesaria para la alimentación de tu bebé.

Consejos para conservar la leche materna


Para hacer un buen uso del sacaleche, es conveniente que sigas las siguientes indicaciones:


Extracción:  recordá higienizar bien tus manos y las mamas antes de extraer la leche. Realizá la extracción en un momento y lugar del día donde puedas estar relajada.

Almacenamiento: para conservar la leche, deberás guardarla en un recipiente de plástico duro o de vidrio, previamente lavado con agua y jabón, enjuagado con agua y esterilizado (10 minutos en agua hirviendo o mediante equipos especiales de esterilización).

Duración: los tiempos de conservación de la leche extraída varían según la época del año, pero se calcula que se puede mantener en temperatura ambiente de 4 a 8 horas. Lo ideal es conservarla en la heladera, donde se puede mantener durante un período no mayor a 48 horas. En caso de que se decida conservarla en el freezer, se puede mantener entre 3 y 6 meses.

Rotulación: sin importar el medio de conservación de la leche extraída, todos los recipientes deben estar rotulados con la fecha y la hora de extracción. Asimismo, es conveniente fraccionarla en pequeñas cantidades (60 a 120 ml), ya que los restos de leche que no toma el bebé hay que tirarlos.

Descongelado: si contás con tiempo, podés descongelar la leche pasándola del freezer a la heladera, o si el ambiente es fresco se puede colocar el recipiente directamente en la mesada de la cocina. También se la puede descongelar colocando el recipiente debajo del chorro de agua caliente o sumergiéndola en una fuente con agua tibia.

Cuando se descongela la leche materna, queda separada en dos capas, suero y nata. Para volver al estado original solo hay que batirla unos segundos. Hay que recordar que una vez descongelada, se puede mantener en la heladera durante 24 horas.


Compartí este artículo

¿Tenés una duda médica?

Consultá a un especialista. Podés hacerlo ahora mismo desde el Club.

CONSULTÁ A UN ESPECIALISTA