Celos entre hermanos

Los celos entre hermanos son un dolor de cabeza, ¿cómo los manejamos?

Los celos son parte del ser humano y, cuando somos chicos, se generan a partir de la necesidad de exclusividad, de protagonismo y de atención de los padres. Cuando llegamos a casa con un nuevo bebé, se presentan en el hermanito conductas que pueden caracterizarse como una regresión a actitudes infantiles: rabietas, problemas para dormir o bajo rendimiento en el colegio. Todas estas reacciones son normales si suceden temporalmente y no alteran significativamente la paz familiar. Es recomendable tratar de entablar un diálogo con el niño y comprender esta nueva etapa en su vida, más que aumentar su angustia retándolo.


Es preferible no cambiar su rutina, pero también es importante tener un espacio para que cada uno de los papás puedan pasar tiempo a solas con él, haciéndole ver que en ese momento puede hablar con libertad de lo que le está pasando. A su vez, hay que tener confianza para que el hermano sea partícipe en el cuidado del bebé, ayudando en la hora del baño, con los pañales, cuidándolo o bien cargándolo cuando él lo desee.


Conductas de los adultos que hay que evitar


Aunque los celos son inevitables, a veces son los papás que alimentan una relación conflictiva entre los hermanos. Como padres, deben fomentar una relación cordial y de colaboración, donde el respeto mutuo sea la ley. Por esto, transmitiendo valores que perduran hasta la vida adulta de los hijos, hay que enseñarles a respetar los juguetes de cada uno y no comparar cualidades o comportamientos.


Tras el nacimiento del bebé, hay que evitar exigir al hermano mayor conductas impropias de su edad. Es decir: no debemos presionarlos para que realicen actividades o tareas que no son propias de su desarrollo evolutivo, como por ejemplo comer solo, hacer la cama o hacer mandados.
Igualmente, si bien es importante enseñarle a compartir, debe haber un límite sobre los espacios, juguetes y objetos de cada uno. Impedir que el hermano menor pueda tocar todas las pertenencias del hermano mayor reducirá tensiones y evitará que surjan emociones negativas.


Compartí este artículo

¿Tenés una duda médica?

Consultá a un especialista. Podés hacerlo ahora mismo desde el Club.

CONSULTÁ A UN ESPECIALISTA