Cómo cuidar la espalda del recién nacido

¿Cómo podés ayudar al bebé cuando tiene dolor de espalda?

Un aspecto importante de la maravillosa experiencia de cuidar de tu bebé recién nacido es fomentar el desarrollo sano de su cuerpo. Para ello, es fundamental aprender qué tipo de cuidados necesita tu bebé para sentirse reconfortado y protegido mientras su cuerpo cambia a medida que crece.

Cuidar de la espalda de tu bebé te permitirá mejorar su bienestar, a la vez que favorecerá un crecimiento sano y fuerte.  Como la mayor parte del tiempo los bebés pequeños se apoyan sobre su espalda, es importante protegerla de la mejor forma posible para ayudar al bebé a que la relaje.

Un método práctico para cuidar la espalda de tu hijo es masajearla firmemente pero con delicadeza, desde el cuello hasta la planta de los pies. También se recomienda que le acaricies suavemente tanto su espalda como sus manos y pies. Este tipo de masajes también resulta muy útil para el malestar por  cólicos, ya que puede provocar naturalmente un eructo que alivie la incomodidad digestiva de tu bebé.

Otra idea aconsejada es que cuando el bebé esté despierto y con ánimo de jugar se lo coloque boca abajo sobre su panza, por ejemplo en una manta de juegos, para permitir fortalecer la musculatura de la espalda y ayudar al desarrollo de sus capacidades motoras.

A la hora del descanso, los expertos recomiendan que el bebé duerma sobre su espalda, boca arriba. Pero también es bueno alternar esta posición con otras en que el pequeño se recueste de costado para favorecer la correcta formación de su cráneo.

A partir de este tipo de cuidados, tu bebé podrá crecer fuerte y sano y disfrutar cada momento de su vida con plenitud.  Finalmente, no olvides que al cargar a tu bebé vos misma hacés un esfuerzo constante, por lo que es importante que aprendas a cuidar tu propia espalda, y así poder acompañar al bebé en esta etapa de crecimiento.

 


Compartí este artículo

¿Tenés una duda médica?

Consultá a un especialista. Podés hacerlo ahora mismo desde el Club.

CONSULTÁ A UN ESPECIALISTA