¿Cómo elegir el extractor de leche?

El extractor de leche te permite seguir alimentando a tu bebé con leche materna: ¿cuál te conviene?

Si estás en la etapa de lactancia y te encontrarás con la situación de tener que volver al trabajo o dejar un rato a tu bebé con alguien, podés seguir alimentándolo con tu leche  aunque vos no estés.

Existen diferentes tipos de extractores de leche que se adecuan a tu necesidad. Tené en cuenta que necesitás probarlo antes, para que al momento que tengas que usarlo lo puedas hacer eficazmente, sin molestias y rápido.

Hay muchos estilos y modelos de extractores de leche, divididos en eléctricos/de pilas y los manuales. Aunque algunas mujeres usan extractores de ambas clases (uno eléctrico para diario y otro manual para llevar en viajes cortos), aunque la mayoría de las mamás tienen una marcada preferencia por uno.

Qué tenés que tener en cuenta:

Practicidad: buscá un extractor fácil de usar, limpiar y montar, lo más liviano posible si tenés que ir de un lugar a otro.

Control de succión ajustable: buscá uno que tenga el nivel de succión cómodo, que no signifique un sufrimiento para vos.

Eficacia: los tiempos de extracción son indispensables para mamás ocupadas. Un extractor que  succione al menos 48 veces por minuto y tenga capacidad de recolección doble es lo aconsejable si sos este tipo de mamá.

Opciones:

Extractores eléctricos

Son completamente automáticos, el ciclo de extracción (la velocidad a la que se succiona la leche y que imita el reflejo del bebé) es rápida, y para tu comodidad los niveles de succión son ajustables (en el caso de que te molesten los pezones) y extraen leche de ambos pechos al mismo tiempo.

Son ideales para las mamás que vuelven a trabajar a tiempo completo. Si sos una mamá con muchas obligaciones, tenés opciones incluso si no tenés acceso a electricidad: o bien con pilas, o utilizando la conexión del encendedor del auto mediante adaptador.

Si bien te puede resultar práctico compartirlo o pedirlo prestado, tené en cuenta que la leche materna puede transmitir bacterias y virus, que pueden contaminar los extractores de uso personal.

Extractores manuales no eléctricos

A diferencia de los anteriores, éste tipo de extractores requieren que bombees un pistón o aprietes una palanca para crear la succión necesaria para vaciar tu pecho. Estos extractores vacían solamente un seno a la vez y su uso puede requerir dos manos, aunque algunos están diseñados para usarse con una sola mano. Es una opción que suelen preferir  las madres que cuentan con más tiempo y  que se sienten más a gusto con la naturalidad del dispositivo, dado que se asemeja mucho más a la succión del bebé. Por lo general son más baratos, pequeños y silenciosos que los eléctricos.

Fuente de foto: bfotos.com


Compartí este artículo

¿Tenés una duda médica?

Consultá a un especialista. Podés hacerlo ahora mismo desde el Club.

CONSULTÁ A UN ESPECIALISTA