El cuidado de los primeros dientes

Ya desde las primeras semanas podemos cuidar los dientes del bebé, ¿pero cómo?

Entre los 5 y los 7 meses suelen salir los primeros dientes de nuestro bebé, aunque cada cuerpo es único y es posbile que su aparición se adelante o atrase. El surgimeinto de los dientes es un proceso muy molesto para los bebés, ya que las encías se hinchan y producen dolor.


Consejos para una correcta higiene dental


La limpieza de los dientes es el cuidado fundamental para preservar la salud dental del bebé y debe comenzar antes de que salgan los primeros dientes de leche. En esta etapa te recomendamos que pases una gasa humedecida por las encías para retirar los excesos de leche que hayan quedado en la dentadura del bebé.  

Una vez que hayan salido los primeros dientes de leche, se los puede cepillar con un cepillo de cabezal chico y cerdas suaves. Es importante que recuerdes que el cepillado debe hacerse solamente con agua. También conviene implementar la rutina de lavarle los dientes al bebé 2 veces por día después de las comidas, ya que así la costumbre del lavado se incorporá más fácilmente a las rutinas de tu hijo.

La higiene de los dientes de leche del bebé es importante, ya que también pueden presentar caries, que son bastante dolorosas para el bebé. Además, aunque los dientes de leche finalmente se caerán, su función es marcar el espacio para los dientes fijos. Es decir que, en el caso de presentar caries, los dientes de leche se caerán antes de lo previsto y generarán distorsiones en los espacios, por lo que los dientes pueden crecer torcidos.

La pasta dental se puede agregar al cepillado a partir de los 3 años de tu hijo, cuando el bebé ya tiene el reflejo de escupirla. Llegado el momento, deberás colocar una pequeña cantidad de pasta -del tamaño de un botón- en el cepillo. Te recomendamos utilizar pastas con flúor y de los sabores que suelen gustarle a los más chicos: chicle, tuti-frutti o banana.


La salud bucal y los alimentos


Hay que cuidar en los chicos el consumo de bebidas gaseosas o de alimentos con mucha azúcar, ya que pueden producir caries fácilmente. También hay que desterrar costumbres arraigadas, como colocar azúcar o caramelo en la tetina de la mamadera o el chupete de tu bebé, para no aumentar el consumo de azúcares. Finalmente, hay que evitar que el bebé se duerma con la mamadera, porque la presencia prolongada de leche o jugo en la boca puede provocar caries.

Ante cualquier duda se puede consultar con el odontopediatra, especialista en la salud dental de los bebés. Conviene comenzar las consultas al odontopediatra desde el primer año de vida del bebé, cuando ya presenta entre cuatro y seis dientes.


Compartí este artículo

¿Tenés una duda médica?

Consultá a un especialista. Podés hacerlo ahora mismo desde el Club.

CONSULTÁ A UN ESPECIALISTA