Gatear estimula el desarrollo físico del bebé

El gateo, al implicar una gran actividad física para el bebé, lo ayuda a fortalecer sus músculos y huesos, y preparar así al cuerpo para el caminar.

Además, al brindarle una mayor autonomía, hace que el bebé adquiera una gran confianza en sí mismo, lo cual resulta uno de los pilares fundamentales para su desarrollo motor y afectivo.

La estimulación puede complementarse con diversos juguetes que resultan muy efectivos para desarrollar la coordinación motora: todos los objetos que giren y se desplacen si el bebé los empuja  (como pelotas de tela, cilindros y objetos con ruedas) son ideales para promover el gateo. Mantas didácticas o simplemente una tela sobre el piso son también muy útiles al principio, ya que facilitan el contacto del bebé con el suelo, familiarizándolo con el nuevo terreno a explorar. El gateo también permite la articulación en simultáneo de los diversos sentidos del bebé, promoviendo la coordinación de ocular-motora; auditivo-motora y táctil.

El gateo armónico y continuado proporciona al bebé una capacidad respiratoria superior que cuando está inmóvil, lo que aumenta la oxigenación de su cerebro. Esto además ayuda al bebé prepararse físicamente para la articulación del lenguaje, ya que el ampliar su capacidad respiratoria, le será más fácil comenzar a balbucear o hablar.


Compartí este artículo

¿Tenés una duda médica?

Consultá a un especialista. Podés hacerlo ahora mismo desde el Club.

CONSULTÁ A UN ESPECIALISTA