La importancia de las caricias para el bebé

El cariño que expresás con las caricias es fundamental para el futuro del bebé, ¿sabés por qué?

Las caricias no sólo son una demostración de afecto hacia el bebé: también son una fuente de bienestar físico y emocional. ¿Querés conocer la gran cantidad de beneficios que le pueden aportar las caricias a tu bebé? En esta nota te los contamos.

Desde el momento en que nacen, los bebés están indefensos y pierden la seguridad que les brindaba la panza de mamá. Al recibir las caricias de la mamá, el papá, los hermanos o familiares, el bebé recibe cariño, seguridad y obtiene un mayor bienestar.

Parte del instinto de la mamá está en cuidar, velar y acariciar a su bebé. Es parte de cada uno querer abrazarlo, mimarlo y darle besitos, no sólo para ver si tiene fiebre o frío. Desde el momento en que nace, necesitás acariciar al bebé, y él quiere ese contacto para estrechar el lazo y crear una relación. Incluso desde la panza lo acariciás y los demás te piden si pueden acariciar tu panza.

Este contacto piel con piel no sólo se da al amamantar, por lo que las caricias son también para el papá un modo de mantener el contacto con el bebé desde sus primeras horas y fomentan en él el reconocimiento de esa voz que escuchaba desde la panza.

Los bebés que reciben caricias diariamente presentan beneficios que le permitirán adaptarse al mundo exterior y crecer sanamente:

•         Ayuda a relajarse, bajando los niveles de tensión y ansiedad.

•         Mejora su sueño, incluso lo ayudan a dormir profundamente si recibe una ración extra de mimos en la cuna.

•         El contacto piel con piel lo ayuda a fortalecer su sistema inmunológico y prevenir enfermedades.

•         Estimula el sistema circulatorio y beneficia el ritmo cardíaco. Además, haciendo las caricias en su panza ayudan a su digestión.

Recibir caricias y mimos, incluso si se encuentra en una incubadora, lo estimula en su desarrollo. Además, gracias a las caricias el bebé toma conciencia de su cuerpo y tiene una mayor coordinación de los miembros. A su vez, las caricias le facilitan el desarrollo psicológico y le dan confianza para explorar y aprender nuevas cosas cada día. ¿Por qué? El sentirse acompañado le da el valor y la contención necesarios para aprender todos los aspectos nuevos de su vida.

 


Compartí este artículo

¿Tenés una duda médica?

Consultá a un especialista. Podés hacerlo ahora mismo desde el Club.

CONSULTÁ A UN ESPECIALISTA