Niñera: ¡¿a quién elijo?!

Necesitás tiempo con tu pareja, pero ¿quién cuida al bebé? Te damos algunos consejos.

Está por llegar el fin de semana, se acerca el viernes y esa comida con amigos que viene organizándose hace tiempo y a la que querés asistir. Sin embargo, después de llamar a los tíos y a los abuelos del bebé, te das cuenta de que no hay quien pueda cuidarlo esa noche. Es momento de llamar a una niñera: siendo la primera vez, hay muchos aspectos que hay que tener en cuenta:

Lo principal es tener confianza en la niñera a la que le dejamos el cuidado del bebé. Por eso, muchas veces lo mejor es buscar entre los familiares y las relaciones sociales a aquellas personas que estén interesadas en cuidar chicos. También, si el bebé está en la guardería o en el jardín, se les puede preguntar a los responsables de esas instituciones. Los especialistas recomiendan que la niñera sea mayor de 14 años, ya que a esta edad cuenta con la suficiente madurez para asumir las responsabilidades que implica la tarea.

Una vez que tenemos algunas aspirantes a niñeras del bebé, comienza la tarea de entrevistarlas. Esto significa simplemente hablar con ellas y conocerlas mejor. Es bueno preguntarles si tienen experiencia y si conocen los cuidados básicos del bebé –hay que tener en cuenta la edad de nuestro bebé para hacer las preguntas-: cambio de pañales, alimentación, entretenimiento, etc. También se puede indagar sobre aspectos de su vida: siempre convendrá más, por ejemplo, que la niñera no fume o beba alcohol. Mientras se pregunta, es bueno analizar la personalidad de la niñera, para pensar si nos inspira confianza y si creemos que puede simpatizar con el bebé.

Una vez que la niñera fue elegida, lo más recomendable es citarla por lo menos 30 minutos antes de la hora en que los padres tienen que irse de casa. Hay que mostrarle la casa, los lugares donde se guardan todos los objetos necesarios para el cuidado del bebé, los lugares donde se guardan las llaves y la manera de abrir y cerrar las puertas.

Este también es un buen momento para darle información sobre la manera de actuar en caso de emergencias: qué procedimientos debe seguir y a quién acudir. Hay que aportarle los teléfonos de familiares, amigos o vecinos que vivan cerca de la casa por cualquier urgencia. También el de las instituciones a las que debería llamar. Además, dejarle nuestro teléfono celular o el del lugar en el que vamos a estar por cualquier duda que se presente.

Es importante remarcarle cuáles son las reglas de la casa y las del cuidado del bebé. Hay que dejar claro qué horarios sigue el bebé para comer o dormir, que entretenimientos le gustan y cuáles están prohibidos (algunas madres prefieren que no vea mucha televisión, por ejemplo). También qué se espera de la tarea de la niñera: si puede invitar a alguna amiga, si puede hablar por teléfono, si debe dejar todo en orden, si debe limpiar lo que ensucia el bebé, etc.  

Finalmente, una vez en casa, hay que evaluar el trabajo de la niñera. Si es el esperado, es bueno que ella lo sepa para que tenga más confianza en caso de que vuelva a cuidar al bebé. La relación entre la niñera y los padres del bebé es importante para que ambas partes estén seguras: la niñera, de que debe seguir haciendo su trabajo de la misma manera, los padres, de que pueden dejar a su bebé en buenas manos.


Fuentes: Kid´s Health, About.com, Babycenter.


Compartí este artículo

¿Tenés una duda médica?

Consultá a un especialista. Podés hacerlo ahora mismo desde el Club.

CONSULTÁ A UN ESPECIALISTA