¿Niñera o jardín maternal?

¿Quién cuida al bebé? ¿Cuáles son los costos y beneficios? Elementos para decidir

Pasada la licencia maternal, llega el momento de volver al trabajo, y con él la decisión de contratar a una niñera o enviar al bebé a un Jardín Maternal. Es natural que te asalten muchísimas dudas: "¿Cuál es la mejor opción?", "¿Cómo sé si es una buena niñera?" "¿Qué debo tener en cuenta a la hora de optar por inscribir a mi bebé en un Jardín Maternal?", etc.

En esta nota, te proponemos analizar los pros y contras de ambas alternativas.

Disponibilidad y horarios.

Contratar una niñera puede darnos flexibilidad a la hora de organizar nuestras prioridades. Dado que no hay fechas de inscripción y los horarios se pueden adaptar, es una opción interesante para días en los que un jardín no estaría abierto (vacaciones, feriados, fines de semana). Pero también es cierto que un Jardín Maternal hace que tu bebé comience a sujetarse a rutinas horarias y a tener una disciplina desde temprana edad.

Seguridad.

Mientras que en el Jardín Maternal hay una maestra cada cierta cantidad niños, una niñera se encuentra abocada sólo a tu hijo. Así, puede actuar rápidamente en caso de una emergencia o tener un cuidado especial para evitar cualquier tipo de accidentes. Sin embargo, hay papás que se sienten mucho más seguros en un Jardín Maternal, dado que no podrían controlar todo el día lo que está haciendo la niñera sola en la casa.

Adaptación y sociabilidad.

En un Jardín Maternal, tu hijo aprenderá desde temprana edad a relacionarse con otros niños y adultos, deberá respetar algunas reglas de convivencia y ello ayudará a formar su personalidad. No obstante, es cierto que la dedicación personalizada que le brindará una niñera solo se logra en una relación de un adulto por niño.

Salud e higiene ambiental.

El bebé nunca estará mejor que en su casa, donde los espacios son especialmente cuidados e higienizados para él. Al estar a cargo de una niñera no se expone a enfermedades que podría contraer por otros niños. Sin embargo, así como es clásico que durante el primer año de jardín el niño contraiga varias enfermedades, esto se torna un excelente método de conseguir defensas para los años siguientes.

Ambiente pedagógico y espacio físico.

Los Jardines se encuentran preparados para recibir y entretener a muchos niños, así como para brindarles formación a cargo de profesionales en el tema. Tu bebé contará con muchos juguetes y juegos a los que quizá en su casa no accede. En este sentido, si tu niñera cuenta con formación en pedagogía, tené en cuenta que es una cualidad sumamente valorada.

Más allá de cuál sea la opción que prefieras, tenés que asegurarte de que las condiciones del Jardín Maternal, al igual que la experiencia y personalidad de la niñera, cumplan con tus expectativas. Al final del día, lo que importe es que tengas plena confianza en la persona o institución que cuidará a tu hijo durante las horas que no estés con él.


Compartí este artículo

¿Tenés una duda médica?

Consultá a un especialista. Podés hacerlo ahora mismo desde el Club.

CONSULTÁ A UN ESPECIALISTA