Tener un bebé y dormir bien, ¿es posible?

El bebé llegó a casa y pasa casi todo el tiempo durmiendo. Y los papás, ¿podemos descansar también?

A partir del primer año de vida, se estima que un bebé puede dormir entre 12 a 14 horas corridas durante la noche, por ello es importante adquirir los hábitos necesarios para promover la consolidación de esta etapa.

Para ello, debemos establecer una rutina diaria que contemple los horarios de sueño del bebé y generar hábitos que eviten la excitación y favorezcan el descanso. Al establecer una rutina de este tipo, las ganas de dormir se producirán espontáneamente y así nuestro hijo no tendrá dificultades para conciliar el sueño.

De acuerdo a los horarios y dinámicas familiares, se recomienda:

- Establecer la rutina del baño en el horario vespertino. Además de la higiene, funciona como espacio de relajación, para comenzar a aminorar los estímulos fuertes del día. Luego del baño, se recomienda que los bebés realicen actividades y juegos que no requieran esfuerzo físico, para que el cuerpo vaya preparándose para la hora de dormir. 

- Establecer una rutina de cena. El horario de la cena también funciona como regulador del sueño. Por ello, debemos fijar un horario adecuado que permita que nuestro hijo pueda acostarse entre las 19:30 y las 21:00 hs.  La alimentación de la noche debe estar a tono con las necesidades nutricionales del niño, pero debe ser liviana y suministrarse en dosis adecuadas para que no produzca alteraciones en el sueño.

-Acompañar a nuestro hijo hasta que se duerma. Es importante que nuestro hijo esté ya vestido con su ropa de dormir desde antes de disponernos a acunarlo. Luego del baño o inmediatamente después de la cena son los momentos oportunos. Una vez que comenzamos a acunarlo es bueno acompañar esta rutina con cantos o cuentos que le gusten a nuestro hijo y que veamos que lo ayudan a dormir. Al pasarlo a su cuna, debemos controlar que la temperatura de las sábanas sea templada y que no esté abrigado en exceso.

Todas estas pautan contribuyen a un buen descanso. En caso de que detectes que tu hijo está teniendo problemas para conciliar el sueño no dudes en hacer la consulta con su pediatra, ya que cuanto antes logremos mejorar su descanso, mejor será la calidad de vida de nuestro hijo y de la familia.


Compartí este artículo

¿Tenés una duda médica?

Consultá a un especialista. Podés hacerlo ahora mismo desde el Club.

CONSULTÁ A UN ESPECIALISTA