Consejos para aliviar el dolor de las contracciones

Algunos consejos para que las contracciones te sean más leves.

Pese a los nueve meses de preparación, existe la posibilidad de que al llegar las contracciones los nervios nos invadan y no podamos dominar la situación. Es éste punto el primero sobre el que hay que trabajar. La relajación es vital a la hora de afrontar todo el parto, la tensión y el temor son las barreras que debemos dejar de lado para poder llevar adelante el proceso natural sin sufrir de más.

También es importante que tengas presente que el dolor que producen las contracciones no es síntoma de que algo vaya mal, sólo es la señal de que tu cuerpo está haciendo un gran esfuerzo. Las contracciones suelen intensificarse gradualmente con el correr de las horas, lo que te dará tiempo a prepararte y adaptarte.

Como decíamos anteriormente, el cuerpo estará realizando un gran trabajo, por eso es importante que te hidrates bien durante todo el período de contracciones. Un ambiente armonioso te ayudará a mantener la calma; luz tenue y música suave pueden ayudarte a mejorar la relajación.

Escuchando los relatos de las mujeres que ya han dado a luz encontrarás consejos útiles. La mayoría coinciden en que una ducha caliente ayuda a llevar el dolor. A medida que la intensidad de las contracciones aumente, es recomendable que camines un poco, verás como el alivio llega poco a poco.

Puede ser una buena idea colocar una toalla empapada en agua caliente en la zona inferior de tu espalda, así como también recibir algunos masajes. Un adecuado trabajo respiratorio complementará de manera efectiva todas las recomendaciones que puedas recibir.

Mantené la calma y recordá que hace miles de años que las mujeres damos a luz. Es un camino un tanto incómodo, pero la satisfacción de traer al mundo a tu hijo bien valdrá todo el esfuerzo.


Compartí este artículo

¿Tenés una duda médica?

Consultá a un especialista. Podés hacerlo ahora mismo desde el Club.

CONSULTÁ A UN ESPECIALISTA